alboradaFue el folclore del Ande peruano y de su ciudad natal, Ocobamba, la esencia de un proyecto que reforzaría sus orígenes al utilizarlos como base para cruzar fronteras culturales. En 1984, Sixto Ayvar fundó el grupo Alborada en el distrito de La Convención, en Cusco. Tiempo después dotaría de una particular sensibilidad a sus instrumentos al introducirlos a tierras germanas. Próxima parada: Colonia. Ahí, el oído de un músico en tierras desconocidas y la exhalación de instrumentos en algarabías extranjeras se fundieron en un nuevo lenguaje, aquel que no se confundía entre tradiciones ajenas pero que se sumergía en ellas para refrescar su musicalidad. La música tradicional andina, entonces, se renovaba.

El espíritu aventurero de Alborada introdujo nuevos estilos, ritmos y experiencias de culturas indígenas de Canadá y Estados Unidos con la finalidad de crear puentes culturales entre grupos humanos separados por la historia. Es así que desde hace más de ocho años, Alborada ha introducido en sus espectáculos a elencos de baile, acróbatas, malabaristas y actores que se funden en el folk, el baile clásico y moderno. Una nueva producción discográfica del grupo plasmada en un gran espectáculo que trae consigo nuevos géneros musicales como morenadas, tinkus, tuntunas, y sanjuanitos en honor a Puno, capital folclórica del Perú. HUANCAYO: Sábado 27 de abril en el Coliseo Wanka junto a Los Chopkjas, Surandino, Kjantu y Lucero del Alba.